Leyendas Urbanas 2.0

Hace unos días, me dí cuenta de mis 16 años de empleado (hoy Funcionario) del Poder Judicial de Tucumán. Tiempo que me llevó recolectar distintas historias que hoy quiero empezar a compartirlas con ustedes.
Historias éstas, que nada tienen que ver con causas, expedientes, acusaciones o desempeño de las personas y compañeros que allí trabajan como cualquier otro mortal. Son historias que quizás la mayoría de la gente común, desconoce por el simple hecho de tratarse de un tema intrascendente frente al ritmo de vida que se lleva hoy en día. De todas formas, trataremos de contar un poco sobre estas Leyendas Urbanas del Poder Judicial de Tucuman.

Palacio de Tribunales

————————————–

Palacio de Tribunales – 1933

Obra pública de gran importancia simbólica del segundo mandato de Miguel Campero fue la construcción e inauguración del Palacio de Tribunales de San Miguel de Tucumán, ubicado al frente de la Plaza Yrigoyen en la capital tucumana. Éste edificio, diseñado por el Arquitecto Francisco Squirru, representó la visión arquitectónica de la institucionalidad republicana que representaron, Miguel Campero al frente del Poder Ejecutivo y del Dr. Juan Heller como Presidente de la Corte Suprema Tucumana.
Pero esto es solo una breve introducción, ya que desde el año de su fundación (había una placa de bronce en el que figuraba su fundación  en el año 1933 y fue retirada tras numerosas remodelaciones) existen numerosas Leyendas Urbanas que iremos describiendo:

El “Fantasma” del Tercer Piso

Actualmente, el Palacio de Justicia consta de tres plantas y un subsuelo en el que se distribuyen los distintos juzgados y dependencias auxiliares; pero esto no fue así siempre. En el tercer piso, existía una construcción o vivienda para el casero del Palacio (actualmente ocupada por Sistemas) y el otro sector, lo ocupa actualmente (hoy en remodelación) la Secretaría Administrativa, Central Telefónica y antes la Oficina Técnica.
Es en este lugar donde se desarrollaron la mayoría de los hechos:
Cuenta la leyenda que, en épocas que aún habitaba el Palacio un casero, éste amaneció ahorcado un buen día. No sabemos si fué un suicidio u homicidio; lo que se sabe a ciencia cierta y se vive hasta el día de hoy, son apariciones y ruidos esporádicos en el lugar.
Yo no puedo decir que haya visto aparición alguna, lo que sí puedo asegurar es el haber escuchado ruidos extraños en el sitio.
Muchas tardes, solíamos trabajar en horarios vespertinos; ya que nuestra tarea (Oficina Técnica) era la de ver remodelaciones al edificio, confeccionar planos, etc.; y en una de esas tardes comencé a escuchar el ruido de una máquina de escribir. Me pareció extraño ya que desde hacía unos años, las viejas máquinas habían sido reemplazadas por PC’s (Computadoras Personales).
Como me encontraba solo esa tarde, salí de mi oficina a ver quien más podía estar trabajando con un instrumento tan viejo (máquina de escribir? -pensaba yo- a esta hora?), pero fue grande mi sorpresa al descubrir que no había nadie más en ese tercer piso.
¿Sería acaso el fantasma del que varias veces comentaron?, ¿sería acaso u eco proveniente de pisos inferiores?; lo que sí puedo asegurar es que no fue mi imaginación.
Olvidé el hecho y solo tengo el recuerdo de aquella vez, aunque siempre me pregunto cuando  vuelve a mi memoria:

¿Habrá sido el fantasma del Tercer Piso?

Santiago Frías – Julio de 2010

Acerca de Santiago

Nacido en Tucumán el 16/10/70. Mis pasiones: mis hijos, el Tango y fumar en pipa, además de escribir ensayos y algún pensamiento de vez en cuando...¿si soy "geek"?...no lo sé...al menos lo intento.
Esta entrada fue publicada en Historia, Sociedad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.