La Esperanza en acción

La esperanza busca la bueno en la gente en lugar de machacar lo malo.
La esperanza abre las puertas que la desesperación cierra.
La esperanza descubre lo que se puede hacer en lugar de rezongar sobre lo que no se puede.
La esperanza obtiene su poder de una profunda confianza en Dios y la bondad innata de la humanidad.
La esperanza “enciende una vela” en lugar de maldecir la oscuridad.
La esperanza considera los problemas grandes y pequeños, como oportunidades.
La esperanza no abriga ilusiones, ni cede ante el cinismo.
La esperanza fija grandes metas, y no se frustra por dificultades o reveses repetidos.
La esperanza empuja hacia adelante cuando sería fácil abandonar.
La esperanza se conforma con modestos logros, pues se da cuenta que “el viaje más largo comienza con un paso”.
La esperanza acepta los malos entendidos como el precio de hacer un bien mayor a otros.
La esperanza es una buena perdedora porque tiene la seguridad divina de la victoria final.
“Van a tener que sufrir mucho en este mundo, pero, ¡sean valientes!
Yo he vencido al mundo”.

¡Feliz Año Nuevo!

Santiago Frias – Tuxuman – Diciembre de 2010

 

Acerca de Santiago

Nacido en Tucumán el 16/10/70. Mis pasiones: mis hijos, el Tango y fumar en pipa, además de escribir ensayos y algún pensamiento de vez en cuando...¿si soy "geek"?...no lo sé...al menos lo intento.
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.